Tipos de acabado

Si sus procesos técnicos exigen

  • superficies especialmente lisas.
  • el mecanizado de los bordes.
  • revestimientos especiales o bien.
  • mayores demandas de limpieza.

Podemos adaptarnos a estas demandas modificando las características del tejido.

 

Planeidad

La tela metálica siempre posee tensión interna debido al propio proceso de tejido. Unos procedimientos especiales de estirado neutralizan esta fuerza, dejando así el tejido plano.

Laminar

La tela metálica siempre posee tensión interna debido al propio proceso de tejido. Unos procedimientos especiales de estirado neutralizan esta fuerza, dejando así el tejido plano.

Sinterizar las capas de tejido

Las estructuras de la tela sinterizada con distintas capas de telas se adaptan a las demandas de estabilidad y filtración previstas. Su consistencia similar a la chapa les confiere una buena aptitud de procesamiento.

Tratamiento térmico

Los alambres metálicos se someten a un moldeo en frío al tejerlos. Este proceso tiene como resultado la elevación de la resistencia a la tracción y tensiones internas. La tela metálica se somete a un tratamiento térmico idóneo, como por ej. recocer el tejido en un horno de vacío, suprimiendo así las tensiones mediante el recocido.

Revestimiento

La malla de acero inoxidable se puede revestir con resina epoxi al polvo (normalmente en blanco o negro). También podemos fabricar telas metálicas con alambres revestidos de plástico.